Cómo encontrar un buen profesor de prácticas de coche

¿Te enfrentas a la fase práctica del carnet de conducir?

¿ Ha llegado la hora de buscar un profesor/a de prácticas de coche pero no sabes por dónde empezar?

¿Quieres encontrar a un/a profe de autoescuela que realmente vaya contigo de la mano hasta que te presentes al examen práctico?¿ Ha llegado la hora de buscar un profesor de prácticas de coche pero no sabes por dónde empezar?

Por suerte, la mayoría de autoescuelas ofrecen una buena formación y cuentan con buenos docentes, pero es cierto que todavía existen profesionales a los que  que lo único que les importa es demostrar lo listos/as que son, que te utilizan como basurero emocional o que están ahí sólo por la pasta.

Pero no te preocupes porque hoy te vengo a explicar todo lo que un buen profesor/a de autoescuela debe tener y para que te asegures de que has caído en buenas manos. 

Porque sea como sea hay que reconocer que esta fase, el momento de empezar a hacer las prácticas, a veces resulta un poco complicada y aquí más que nunca es muy importante que recurras a una buena formación y formes un buen equipo con tu profe de clases prácticas de coche.

De hecho contar con un buen docente es la mejor forma de lograr todos los objetivos marcados y conseguir aprobar el examen práctico de conducir. Y aunque encontrar el profesor/a perfecto parece un objetivo fácil no siempre se consigue a la primera.

Si quieres saber cómo encontrar un buen profesor/a de clases prácticas de coche presta atención.

Ante todo debes tener claro que un profesor/a no es un “colega”, sino una persona que enseña y sabe transmitir sus conocimientos. Aunque es cierto que las clases son más amenas y funcionan mejor cuando existe una cierta afinidad entre el profesor/a y el alumno. Es evidente que un buen ambiente y feeling en clase suele favorecer muchísimo el proceso de aprendizaje.

Para ayudarte a encontrar a tu media naranja de la conducción en Autoescuela App hemos creado este post con unos consejillos que te recomiendo que sigas al pie de la letra si quieres tener éxito en esta empresa que te has propuesto

.

Para empezar asegúrate de:

1. Que tenga titulación así como los conocimientos técnicos y didácticos

Aunque un certificado sea solamente un trozo de papel debe tenerlo. No es suficiente con que conduzca bien, conducir y enseñar no es lo mismo. Hay personas que conducen bien, pero no saben muy bien cómo lo han conseguido, o simplemente  se les ha dado bien desde siempre. Hay personas que saben mogollón sobre una materia, pero son muy malos transmitiendola.

2. Que consiga buenos resultados.

Informáte sobre sus anteriores alumn@s y si consiguieron aprobar rápido.  Buscha hechos probados que demuestren que tiene un programa didáctico válido, que funciona y que consiga reproducir de forma sistemática resultados favorables en sus alumnos y que los lleve a superar la prueba del examen práctico de conducir con éxito.

3. Que sea humano.

Es muy triste pero la falta de humanidad pasa con algunos docentes. Tu profesor/a debe tener empatía, comprensión y mucha mucha paciencia. Esto es fundamental si no quieres salir del coche llorando o con ganas de abandonar. 

La fama de que el profesor de autoescuela debe ser estricto es una tontería. Si se burla, te ridiculiza, o sientes dejadez y desinterés por su parte solicita inmediatamente cambió de profesor/a o incluso de autoescuela. No debes permitir el abuso psicológico.

Está claro que de vez en cuando necesitamos un poco de acción para avanzar pero existen muchas otras formas de motivar, como por ejemplo poniendo retos que se puedan cumplir sin llegar a frustrarse, dando feedback, explicando objetivos, etc. 

Me sorprende que todavía existan personas que piensen que si un profesor de autoescuela no te mete caña, es que no es un buen profesor y es que no te está exigiendo el máximo.

4. Que se centre en ti y que no dedique las clases prácticas de coche a contarte su vida.

No estás aquí para perder el tiempo, las clases prácticas son caras y el poco tiempo que tiene debe utilizarlo para formarte no para calentarte la cabeza.

5. Que forme un equipo contigo.

Tú y tu profesor formáis un equipo con una única meta: conseguir que conduzcas mejor y que apruebes tu examen práctico de conducir a la primera. Además el feedback también debe ser positivo y debe celebrar contigo todos tus avances.

6. Que sea puntual y que tenga compatibilidad horaria contigo.

Debe acudir a la clase a la hora acordada (preferiblemente la que te venga a ti mejor) y si llega tarde por cualquier motivo que te recompense por el tiempo perdido, recuperándose en otra clase práctica o con algún tipo de descuento económico.

7. Que no te haga responsable de tus equivocaciones.

Lo más normal es que te equivoques. Si supieras cómo conducir no necesitarás recurrir a sus servicios. Y un consejo cuando cometas un error debe explicarte por qué lo estás cometiendo y cómo corregirlo. Es más fácil entender “no te preocupes te lo vuelvo a repetir, mira esto te está pasando porque debes pisar el pedal del freno con la punta del pie” que “es que ya te lo he explicado mil veces, es que no lo entiendes”.

8. Que sea divertido/a

Está demostrado que aprendemos mejor y mantenemos más tiempo la atención cuando nos los pasamos bien aprendiendo. 

9. Que sepa explicar

Una destreza o habilidad súper potente a la hora de enseñar es que tu profe  sea capaz de transformar términos complicados en palabras sencillas. Porque no sirve de nada que te empiece a decir términos formales como “punto de fricción”, si no has escuchado esa palabra en tu vida. El peligro de no tener a alguien que no se explica bien, para ti que estás desde una posición de desconocimiento, es que puedes sentir emociones negativas como frustración o sentimiento de inferioridad. Incluso podría llevarte al abandono por pensar que no vales para esto y que nunca serás capaz de sacarte el carnet de conducir. Hay que utilizar términos técnicos, pero no sirven de nada si no te los han explicado de una forma sencilla y clara con antelación.

10. Que tenga buenas referencias

Ante todo pide siempre referencias. Puedes mirar por Internet las opiniones de otros aspirantes a conducir, puedes preguntar a amigos , familiares o conocidos o simplemente puedes guiarte y confiar en la reputación de la autoescuela. Y cuidado no te guíes solamente por el precio.

Si tu profesor/a de autoescuela tiene devoción por la enseñanza de la conducción lo notarás enseguida porque se preocupara por ti y sentirás que puedes pedirle ayuda o consejo siempre que lo necesites.

Si percibes que no se está implicando, que no se compromete con la formación, que no tiene interés real en la materia que imparte y sobretodo si sientes ese escalofrío por el cuerpo cada vez que se acerca la hora de tu clase práctica, es posible que tu profesor de autoescuela no esté velando por tus intereses. ¡Deshazte de ese docente ya!

Así que ya lo sabes, ahora y a partir de aquí tú ya podrás evaluar a tu profe para saber si debes cambiar o si has caído en buenas manos.

Cuéntame en comentarios: ¿cuál está siendo el mayor reto para ti  en la fase práctica del carnet de conducir?

Me encantará conocer tu experiencia y aportar mi granito de arena si eso puede ayudarte a superar tus exámenes del carnet de conducir con éxito

“Después de tantos años trabajando en la formación de conductores me he dado cuenta de lo que funciona y lo que no a la hora de sacarse el carnet de conducir. Por fín he encontrado el modo de conseguir resultados. Puedo ir contigo de la mano para que consigas, de una vez por todas, esa libertad e independencia que tanto deseas. Y lo mejor de todo sin arruinarte, cómodamente desde casa, sin agobios ni estrés y sin miedo a suspender ”
Lorena Mack
Directora / Profesora

One Comment

  • Paola 26/06/2020
    Reply

    Muy buen post. Empecé a sacarme el carnet en una autoescuela en el que el profesor recurría siempre a las humillaciones. Se reía de mi y siempre acababa las clases llorando. Llegué a odiar todo lo que tuviese que ver con conducir. Me cambié de autoescuela y mi nueva profesora es maravillosa, cumple con todos los requisitos citados. Tiene paciencia, me explica por qué cometo errores, me enseña trucos y de vez en cuando me dice frases muy positivas como: te veo muy bien, pero todavía quedan errores que pulir, pero los solucionaremos. Llevo 26 clases y ya estoy en lista de espera para presentarme a examen. Ha hecho que de verdad me guste la conducción.

Write a comment